«Yo siempre había visto casos de incendio en televisión, pero vivirlo es muy diferente, entre la desesperación y el pánico de ver que tu hijo está encerrado en un cuarto con fuego y no sabes que hacer… »

«Gracias a Dios que lo que se quemó fueron cosas materiales pero que él estaba bien y seguimos unidos en familia.
La Fundación Metropolitana se mostró generosa y solidaria conmigo, lo cual estoy eternamente agradecido»